Pequeños problemas

MI HIJO MIENTE MUCHO

Posted on

El hecho de que los niños mientan no implica sino una cosa positiva y muy simple: son inteligentes y tienen intenciones. Cuanto antes es capaz un niño de mentir mas inteligente es, así que no se asusten y como siempre les digo, tomenlo con calma.
La mentira es una estrategia compleja para evitar las consecuencias de tomar determinadas decisiones, y actuar de determinadas formas. Implica un análisis elaborado del entorno, de la realidad. Supone el conocer perfectamente la naturaleza del acto realizado, y proyectar las futuras consecuencias. Es un intento de evitar estas consecuencias, presentando a los otros una realidad maquillada y por tanto diferente. Por supuesto, el niño debe aprender que el mentir, a su vez, tiene consecuencias, aparejadas a la gravedad de la mentira.

Si el niño miente de modo constante, puede indicar un exceso de temor a las reacciones de los padres, o bien, que estamos aplicando demasiadas normas que seguramente invaden espacios que deberían de estar menos constreñidos. Por ejemplo, si nos enfada que el niño se ensucie en la calle cuando juega, y tenemos en cuenta que esto es esperable, natural y lógico en los niños, la tendencia de nuestro hijo será engañarnos sobre ello, simplemente escondiendo la ropa. Aquí el problema es la norma, ya que a un niño de según que edad, le resultará muy complicado no jugar, o jugar sin cierto, digamos, ensuciamiento.
Quizás la psicología ha alimentado el temor de los padres ante comportamientos normales o al menos con una explicación tranquilizadora como esta, alimentando la leyenda con figuras como la del mentiroso compulsivo. Estoy convencido de que en la inmensa mayoría de las ocasiones, las mentiras obedecen a explicaciones tan simples como las que les he expuesto.

Anuncios

LOS NIÑOS SON PERSONAS. EL NIÑO TÍMIDO.

Posted on Actualizado enn

Mas allá de cuestiones genéticas y biológicas, me gustaría aprovechar esta entrada para hablar de la posible influencia de los adultos en el carácter de los niños, dejando bien sentado además, que de todo tiene que haber, y que los niños tienen derecho a tener el carácter que tienen, con sus “pros” para algunas cosas y sus “contras” para otras.
¿El motivo por el que comienzo la entrada con semejante obviedad?. Pregúntense y observénse. ¿Cuantas veces (y yo mismo me incluyo) hablan de su hijo como si no estuviera presente, con otras personas. “Es que se orina la cama todas las noches”, “es que es un trasto” o en otro sentido “es que es el mejor, el mas listo”. Si aceptamos que un niño, prácticamente lo entiende todo, desde los dos años, me pregunto que es lo que les llega a ellos. Ese tipo de comentarios y de esa forma uno no los haría normalmente a otras personas, estando presente el interesado, entonces ¿por que motivo tendemos a hacer esto en relación a los niños?. El resultado al final, posiblemente, es un niño tímido, dicho esto con todas las reservas comentadas antes. El niño tratado continuamente con el “fulanito haz esto para que te vean estas personas” y “menganito ayer se le escapó la caca y manchó la ropa” dicho en su presencia, acabará sintiendo que los demás son una presencia inquietante, ya que pueden suponer comentarios vergonzantes (que a el le producen vergüenza) o como mínimo convertirse en el centro de su atención. Pregúntense también como se han sentido ustedes, cuando el niño ingenuamente ha comentado ante otros cosas que a usted le avergonzaron. Pues es exactamente lo mismo.

Recomendación: no hagan nada en relación con su hijo, que no harían en relación con una amigo o familiar, por supuesto, esto en referencia a los aspectos comentados anteriormente. Esa es una forma de respeto.

¿QUE DEBO HACER ANTE LAS RABIETAS?

Posted on

Como siempre, ante cualquier problema en relación con los niños, es importante empezar por mantener la calma en la medida de lo posible. Las rabietas son duras de aguantar, son irritantes y según el niño, a veces “espectaculares” (de espectáculo).
Es importante tener en cuenta algunos puntos:
1) Son buenas para la salud del niño, se oxigenan esos pulmones que es una maravilla. Ningún niño se ha muerto de una rabieta nunca, algún padre o madre si ha pensado en suicidarse.
2) No son eternas. Como todo en la vida, tienen un principio y un final. Dependiendo de lo que hagamos durarán mas o menos.
3) Tienen una intencionalidad y mediante ellas, los niños buscan conseguir algo para sí mismos.
4) Aunque no lo parezca, el niño no pierde el control de sí mismo. Si por ejemplo en una de ellas, agrede a alguno de los padres, seguramente optará por el más tolerante o el mas “blandito” de los dos.
5) Cuanto mas edad tenga el niño, mayores serán las consecuencias de las rabietas: mayor intensidad, mayor intencionalidad, mas espectacularidad, mayor agresividad.
Por tanto, en torno a estas cinco consideraciones podríamos establecer a su vez una seríe de recomendaciones generales:
1) Para que haya espectáculo, tiene que haber público. Sin público, el espectaculo se acortará, así que procure enviar al niño a tener la rabieta a un lugar donde no haya espectadores, o en caso contrario abandone el “teatro”.
2) Si el niño no consigue lo que quiere la duración de las rabietas irán decreciendo. En un pricipio, si había venido ganando alguna “batalla”, la duración de las rabietas puede incluso que aumenten, y que sean mas intensas. Manténase firme y conseguirá que vayan pasando.
3) Debe de afrontar el problema desde que empiece a darse. Cuanto mayor sea el niño, mas herramientas tendrá a su disposición para presionarles. No evite las confrontaciones, y recuerde que no es lo mismo una rabieta en un niño de tres años, que en uno de diez.
4) Cuando el niño esté mas tranquilo aplique una consecuencia y/o castigo y dígale cual es el motivo, sin entrar en valoraciones de su persona.
Estas son una serie de recomendaciones generales, recuerden que no son un sustituto de la consulta con el profesional o de las segundas opiniones

QUE HACER ANTE UN PROBLEMA EN LA ESCUELA

Posted on

Bien amigos, he aquí uno de esos problemas que en muchas ocasiones nos quita el sueño a los padres: el niño o la niña molesta en clase, no rinde o hace o deja de hacer algo que merece la atención del profesor.
El procedimiento a seguir es el siguiente:
1) No angustiarse. Tomarlo con mucha calma, ya que de lo contrario actuaremos de forma ineficaz y con seguridad empeoraremos el problema. Nunca será tan malo como lo vemos al principio.
2) Informarse. Saber todo lo posible del problema. Quien o quienes lo han observado, donde se ha dado, y en que consiste según la persona que nos lo notifica (normalmente el profesor o profesora del niño).
3) Hablar con el niño del problema, tenga la edad que tenga. Sin dramatismos, con tranquilidad, y sin tapujos. Platearle nuestro problema, si lo tenemos (aunque crea Ud. que no lo tiene, es evidente que sí, por eso no duerme o piensa mas de la cuenta en el colegio de su hijo/a). La explicación puede ser por ejemplo (si el problema tiene que ver con que su hijo pega a otros niños): “mira Alejandro, la profesora me ha llamado la atención porque al parecer pegaste a Miguelito, y la mamá de Miguelito se quejó a la profesora. Ya sabes que eso no me gusta nada…”. Implicarle en el problema (en caso de que realmente exista) y en la solución (“¿que crees que podemos hacer para…?”).
4) Tanto en el caso de que sea un problema real, como que sea evidente que el problema solo está en la cabeza del profesor/a, o de algún adulto del entorno del niño que se sienta legitimado para llamarle la atención, la respuesta siempre debe de ser que “estoy trabajando en ello” (si, le hemos puesto un profesor particular, hemos consultado un profesional, hemos castigado al niño, etc…). Recuerde que el niño siempre es la parte mas débil, y que tendrá probablemente que seguir en contacto con esas personas, así que es bueno que no se sientan deslegitimadas o choteadas. Esto es lo que se llama “hacer política”.